Apuntes sobre la Histeria II

Platón, Mito del Timeo; verdadero animal vivo poseído por el deseo de engendrar niños, se agitaba en todos los sentidos en el cuerpo (crisis) con el furor de una frustración intolerable. Como vemos era una enfermedad de la mujer; y de allí su nombre, que se atribuyó a un desorden uterino. La otra referencia pretérita que cito es Hipócrates, quien retoma el mito del Timeo para desembocar en Galeno cuya teoría de los humores delataban la retención de las reglas o el llamado esperma femenino.

En 1618 con Charles Lepois, lo histérico es considerado como una afección cerebral primitiva, cercano a la epilepsia. En este momento es considerado común a los dos sexos. Es ésta, por cierto, una concepción que subvierte momentáneamente la concepción de la histeria de dos maneras: Es una enfermedad y común a los dos sexos. Su basamento es idiopático y no simpático (como sería si fuese el útero la causa).

En 1667 Willis retoma sus concepciones y las homologa a la hipocondría (dado los síntomas corporales que ésta presentaba).

Sydanham, en 1681 (llamado el Hipócrates inglés) trataba de promover una medicina de observación sin dogmas. Como se verá, ciencia y creencia se ligan a veces imposibilitando respuestas científicas y transformando la clínica en un ejercicio de poder. Este autor propone una síntesis de hipocondría e histeria. No obstante, su manifestación se distribuirá de la siguiente manera: hombres hipocondríacos y mujeres histéricas.

A modo descriptivo cito del libro de Paul Bergerie, en relación a Sydenham:

¨Ahora bien, aunque las mujeres histéricas y los hombres hipocondríacos están extremadamente enfermos del cuerpo, más aún lo están del espíritu, pues desesperan absolutamente en su curación, y si a uno se le ocurre darles la menor esperanza, montan en una gran cólera(…) por otro lado se llenan el espíritu de las ideas más tristes y creen que les esperan todo tipo de males. Se abandonan, por el menor motivo, e incluso sin ninguno, al miedo, a la cólera, a los celos, a las sospechas y a las pasiones más violentas y se atormentan sin cesar a sí mismos. No pueden soportar la alegría y si sucede que se regocijan, ello es poco frecuente (…) si se proponen hacer algo, cambian enseguida de proyecto, emprenden todo lo contrario sin darle de todas maneras acabamiento; en fin, no tienen determinación y son tan indecisos que nunca saben qué partido tomar y sobrellevan una inquietud continua…¨

La visión no lo ve todo, como sabemos, pero en este punto señalo la importancia de este autor, cuya influencia llegará a Charcot …

Cito de Sydenham algo notable: ¨Esta enfermedad es un Proteo que adopta una infinidad de formas diferentes, es un camaleón que cambia sin cesar¨

Sydenham introduce la importancia etiológica de las causas morales. Piensa el autor de las agitaciones del alma producidas por la cólera, la pena, el temor, etc.: ¨Así cuando las mujeres me consultan sobre una enfermedad cuya naturaleza yo no podría determinar mediante los signos ordinarios, siempre tengo el cuidado de preguntarles si el mal que las ataca no lo hace cuando están apenadas o si su espíritu está perturbado por alguna pasión¨.

En 1775 el doctor Cullen publica una monografía creando el término neurosis para designar todas las enfermedades sin fiebre ni lesión local verificada. Esto inspiró a Pinel que en 1779 publicó la Nosografía filosófica. Esta concepción se impuso hasta la mitad del siglo XIX.

Nuevamente la histeria (después de un largo recorrido) vuelve a ser considerada como una enfermedad de la matriz; enfermedad de la mujer entonces.

En 1859 Briquet es el reprensentante más acabado de la histeria pre-freudiana; es importante destacar que consideraba a la histeria como una afección puramente cerebral y naturalmente entonces, común a los dos sexos. ¨ Se puede señalar que la histeria es una enfermedad que consiste en una neurosis de la porción del encéfalo destinada a recibir las impresiones afectivas y sensaciones ¨, Briquet. La histeria es entonces una manifestación afectiva; siguiendo a Bercherie diremos que la teoría de Briquet acentúa su carácter psicológico.

Como resúmen hasta aquí, señalo un camino: Mito del Timeo, Teoría de los humores (Hipócrates), Teoría de los vapores (Galeno); hasta aquí manifestación femenina. Enfermedad cerebral primitiva (común a ambos sexos), degeneración nerviosa-trastorno de la matriz (nuevamente afección única de la mujer), afección de una porción de cerebro (sensopercepción y afectiva).

Sonny 🙂

Continuamos…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTE, BIBLIOTECA, HISTORIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s